Regenere su cerebro: 5 formas respaldadas por la ciencia para aumentar naturalmente los niveles de BDNF y hacer crecer nuevas células cerebrales

0
706
Enlightened-Living-Guide-Cover-Hi-Res

[ad_1]

POR DR. DAVID PERLMUTTER, M.D. y ALBERTO VILLOLDO, Ph.D.

Neurogénesis: crecimiento de nuevas células cerebrales

UN La revolución virtual en neurociencia ha sido lanzada por el reciente descubrimiento del proceso de neurogénesis, la capacidad del cerebro para desarrollar nuevas neuronas (células cerebrales). La terapia con células madre, un botón candente del debate político y el foco de la investigación de vanguardia, promete ofrecer una herramienta poderosa en condiciones neurodegenerativas. Ahora entendemos que el cerebro humano se somete constantemente a su propia "terapia con células madre" a través del proceso de neurogénesis. En cada momento de nuestras vidas, varias áreas críticamente importantes de nuestro cerebro se reponen con células madre que están destinadas a convertirse en células cerebrales completamente funcionales. Y cuando se trata de cómo aumentar las nuevas células cerebrales, hay mucho que podemos hacer para mejorar este proceso.

Factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF)

Un componente importante en este don de la neurogénesis, y es un don para ser venerado, es una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), que desempeña un papel clave en la creación de nuevas neuronas. Y también protege las neuronas existentes, ayudando a asegurar su capacidad de supervivencia al tiempo que fomenta la formación de sinapsis, es decir, la conexión de una neurona a otra, que es vital para el pensamiento, el aprendizaje y los niveles más altos de la función cerebral. De hecho, los estudios han demostrado que los niveles de BDNF son más bajos en pacientes con Alzheimer, lo cual no es sorprendente, dada nuestra comprensión actual de cómo funciona BDNF.

Pero obtenemos una apreciación aún mayor por los beneficios para la salud del aumento de BDNF cuando consideramos su asociación con otras afecciones neurológicas, como epilepsia, anorexia nerviosa, depresión, esquizofrenia y trastorno obsesivo compulsivo.

Cómo aumentar la producción de BDNF

Ahora tenemos una comprensión muy firme de los factores que influyen en nuestro ADN para producir BDNF y cómo aumentar BDNF en el cerebro. Afortunadamente, estos factores están en general bajo nuestro control directo.

El gen que activa el BDNF se activa por una variedad de factores, incluido el ejercicio físico voluntario (los animales obligados a hacer ejercicio no demuestran este cambio): reducción de calorías, estimulación intelectual, curcumina y el ácido graso omega-3 conocido como ácido docosahexaenoico.

Este es un mensaje poderoso porque todos estos factores que aumentan el BDNF están a nuestro alcance; representan elecciones que podemos hacer para activar el gen para la neurogénesis. Así que vamos a explorarlos individualmente.

1. Ejercicio físico

Una de las formas más eficientes de aumentar el BDNF es a través del ejercicio físico. Se ha demostrado que las ratas de laboratorio que hacen ejercicio producen mucho más BDNF que los animales sedentarios. Pero, curiosamente, los animales obligados a hacer ejercicio producen considerablemente menos BDNF que aquellos que eligen voluntariamente pasar tiempo en la rueda. Los investigadores han demostrado que existe una relación directa entre la elevación de los niveles de BDNF en los animales que se ejercitan voluntariamente y su capacidad de aprender.

Curso gratuito de vida iluminada:
Lleva tu felicidad, salud, prosperidad y conciencia al siguiente nivel

Descubra ideas y técnicas poderosas para crear salud radiante, felicidad, prosperidad, paz y fluidez en su vida y relaciones.

Botón de descarga

Con la comprensión de la relación de BDNF con el ejercicio, los investigadores han examinado el efecto del ejercicio físico en humanos, tanto individuos aparentemente sanos como personas en riesgo o ya diagnosticadas con Alzheimer. Los hallazgos han sido bastante notables. En un artículo reciente, Nicola Lautenschlager, de la Universidad de Australia Occidental, descubrió que las personas mayores que realizaban ejercicio físico regularmente durante un período de 24 semanas demostraron una mejora asombrosa del 1,800 por ciento en la memoria, la capacidad del lenguaje, la atención y otras funciones cognitivas importantes, en comparación con un grupo de edad similar que no participa en el programa de ejercicios. El grupo de ejercicio pasó aproximadamente 142 minutos haciendo ejercicio cada semana, aproximadamente 20 minutos al día.

En un estudio similar, los investigadores de Harvard encontraron una fuerte asociación entre el ejercicio y la función cognitiva en mujeres de edad avanzada y concluyeron: "En este gran estudio prospectivo de mujeres mayores, los niveles más altos de actividad física regular a largo plazo se asociaron fuertemente con niveles más altos de cognición función y menos deterioro cognitivo. Específicamente, los beneficios cognitivos aparentes de una mayor actividad física fueron similares en extensión a ser aproximadamente tres años más jóvenes y se asociaron con un riesgo 20% menor de deterioro cognitivo ".

Estos y otros estudios indican claramente que el ejercicio mejora el rendimiento cerebral y está directamente asociado con una mayor producción de BDNF. Simplemente haciendo ejercicio físico de forma voluntaria, incluso en un grado relativamente moderado, es una excelente manera de controlar la salud de su cerebro y su destino mental.

2. Reducción de calorías

Otro factor que activa el gen para aumentar el BDNF es la reducción de calorías. Extensos estudios han demostrado claramente que cuando los animales se alimentan con una dieta con calorías reducidas, generalmente alrededor del 30 por ciento, su producción cerebral de BDNF se dispara, junto con una mejora dramática en la memoria y otras funciones cognitivas.

En un estudio de 2009 sobre cómo aumentar las células cerebrales de forma natural, los investigadores alemanes impusieron una reducción de calorías del 30 por ciento en las dietas de las personas mayores y compararon su función de memoria con un grupo de una edad similar que comieron lo que quisieron. Al final del estudio de tres meses., aquellos que comieron sin restricción experimentaron una disminución pequeña pero claramente definida en la función de memoria, mientras que la función de memoria en el grupo que consumió la dieta reducida en calorías en realidad aumentó profundamente. En reconocimiento de las limitaciones obvias de los enfoques farmacéuticos actuales para la salud del cerebro, los autores concluyeron: "Los hallazgos actuales pueden ayudar a desarrollar nuevas estrategias de prevención y tratamiento para mantener la salud cognitiva en la vejez".

Si bien la perspectiva de reducir la ingesta de calorías en un 30 por ciento puede parecer desalentadora, considere que los estadounidenses ahora consumen un promedio de 523 calorías más al día que en 1970. Las estimaciones actuales de las Naciones Unidas muestran que el adulto estadounidense promedio consume 3.770 calorías por día. En contraste, la mayoría de los profesionales de la salud consideran que el consumo normal de calorías (es decir, la cantidad de calorías necesarias para mantener el peso corporal) es de alrededor de 2,000 calorías diarias para las mujeres y 2,550 para los hombres, obviamente con requisitos más altos o más bajos dependiendo del nivel de ejercicio. Una reducción del 30 por ciento de calorías de un promedio de 3,770 por día proporciona 2,640 calorías, aún más que un requisito mínimo normal.

Gran parte del aumento de calorías en los estadounidenses proviene de nuestro aumento abrumador en el consumo de azúcar. Disminuir la ingesta de azúcar por sí sola podría contribuir en gran medida a lograr una reducción significativa en el consumo de calorías; La pérdida de peso probablemente sería un beneficio secundario. De hecho, la obesidad, en sí misma, está asociada con niveles reducidos de BDNF, al igual que el nivel elevado de azúcar en la sangre, una consecuencia común de la obesidad. Además, aumentar BDNF proporciona el beneficio adicional de reducir realmente el apetito.

Esperamos que estos datos y el deseo de ayudar a su cerebro a activar la producción de BDNF lo motive a seguir una dieta baja en calorías. Pero, si desea hacer más para lograr un cerebro sano, puede implementar un programa de ayuno intermitente.

3. Estimulación intelectual

El BDNF se describe como un factor trófico neuronal derivado del cerebro, lo que significa que es una sustancia química que induce un crecimiento positivo, salud y funcionalidad en el tejido objetivo, en este caso, las neuronas cerebrales. Por lo tanto, solo tendría sentido esperar que BDNF aumente cuando el cerebro se ve desafiado. Del mismo modo que los músculos ganarán fuerza y, por lo tanto, funcionalidad cuando se ejerciten, el cerebro también se enfrenta a los desafíos de las circunstancias intelectualmente estimulantes al volverse más rápido y más eficiente, además de tener una mayor capacidad de almacenamiento de información.

Estas características positivas se ven facilitadas por el aumento en los niveles de BDNF causado por actividades estimulantes. Inversamente, es probable que los niveles de BDNF sean bajos en las personas que pasan varias horas al día viendo televisión, jugando juegos de computadora de memoria o de otra manera dedicadas a actividades pasivas y sin sentido.

Estar involucrado en actividades mentales estimulantes, como la resolución de problemas, explorar entornos nuevos y, quizás lo más importante, meditar regularmente, aumenta los niveles de BDNF y crea un cerebro que no solo es más resistente al deterioro, sino que le permite superar los límites de funcionalidad del día a día. En este contexto, es importante ver la meditación no como una actividad pasiva sino como un ejercicio activo y estimulante del cerebro que también podría ayudar en la producción de nuevas células cerebrales. Incluso entre los pacientes de Alzheimer, la tasa de progresión de la enfermedad se reduce drásticamente en aquellos que participan en prácticas espirituales, lo cual, nuevamente, es probablemente una consecuencia del aumento de los niveles de BDNF.

La meditación nos ayuda a visitar el entorno complejo de la mente interior, así como el campo de energía universal. Y, como era de esperar, este podría ser el estimulante más poderoso para los niveles de BDNF. La producción de BDNF inducida por la meditación debe considerarse como el terreno fértil en el que se siembran y florecen las semillas de la iluminación inducida por la espiritualidad.

4. curcumina

La curcumina, el principal ingrediente activo en la especia cúrcuma, es actualmente objeto de una intensa investigación científica, especialmente en lo que se refiere al cerebro y cómo aumentar el BDNF. Pero la curcumina no es nueva en la investigación médica. De hecho, los practicantes de la medicina tradicional china e india (ayurvédica) la han usado durante miles de años. Se sabe que la curcumina posee una variedad de propiedades bioquímicas que incluyen actividades antioxidantes, antiinflamatorias, antifúngicas y antibacterianas.

Y es la capacidad de la curcumina para aumentar el BDNF lo que ha atraído el interés de los neurocientíficos de todo el mundo. Curiosamente, al evaluar aldeas en India, donde la cúrcuma se usa en abundancia en recetas al curry, los estudios epidemiológicos han encontrado que la enfermedad de Alzheimer es solo un 25 por ciento tan común como en los Estados Unidos. Hay pocas dudas de que los efectos positivos de los niveles mejorados de BDNF en las neuronas cerebrales es al menos parte de la razón por la cual los que consumen curcumina son tan resistentes a este trastorno cerebral.

5. Ácido docosahexaenoico (DHA)

Quizás ningún otro nutriente cerebral esté recibiendo tanta atención últimamente como el DHA, especialmente después de que se descubrió que es una excelente manera de aumentar el BDNF. Los científicos han estado estudiando agresivamente esta grasa cerebral crítica durante las últimas décadas por al menos tres razones.

Primero, más de dos tercios del peso seco del cerebro humano es grasa, y una cuarta parte de esa grasa es DHA. Desde un punto de vista estructural, el DHA es un componente importante para las membranas que rodean las células cerebrales sanas. Estas membranas incluyen las áreas donde una célula cerebral se conecta a otra, las sinapsis. Esto significa que el DHA está involucrado en la transmisión de información de una neurona a la siguiente y, por lo tanto, es fundamental para una función cerebral eficiente.

En segundo lugar, el DHA es uno de los reguladores importantes de la inflamación de la naturaleza. La inflamación es responsable de una gran cantidad de enfermedades cerebrales, como el Alzheimer, el Parkinson, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la esclerosis múltiple. El DHA reduce naturalmente la actividad de la enzima COX-2, que activa la producción de mediadores químicos dañinos de la inflamación. Esto inhibe la enzima y ayuda a apagar el fuego en nuestros cerebros.

La tercera y quizás la razón más convincente para estudiar DHA es su papel en la modulación de la expresión génica para aumentar el BDNF. Por lo tanto, el DHA ayuda a orquestar la producción, la conexión sináptica y la viabilidad de las células cerebrales al tiempo que mejora la funcionalidad.

En un ensayo intervencionista doble ciego recientemente completado llamado Estudio de mejora de memoria con DHA (MIDAS), algunos miembros de un grupo de 485 individuos sanos con una edad promedio de 70 años y problemas de memoria leves recibieron un suplemento que contenía DHA hecho de algas marinas y algunos recibieron un placebo. Después de seis meses, no solo los niveles de DHA en sangre se duplicaron en el grupo que recibió el DHA, sino que los efectos sobre la función cerebral, en comparación con los que recibieron el placebo, fueron sobresalientes. La investigadora principal del proyecto, Karin Yurko-Mauro, comentó: “En nuestro estudio, las personas sanas con problemas de memoria que tomaron cápsulas de DHA de algas durante seis meses tuvieron casi el doble de reducción de errores en una prueba que mide el aprendizaje y el rendimiento de la memoria en comparación con los que tomaron un placebo … El beneficio es más o menos equivalente a tener las habilidades de aprendizaje y memoria de alguien tres años más joven ".

Los humanos pueden sintetizar DHA a partir de un ácido alfa-linolénico de grasas omega-3 en la dieta. Pero esta vía química produce tan poco DHA que muchos investigadores en nutrición humana ahora consideran que el DHA es un ácido graso esencial, lo que significa que el mantenimiento de la salud requiere una fuente dietética de este nutriente clave. Los datos también muestran que la mayoría de los estadounidenses generalmente consumen un promedio de solo 60 a 80 miligramos de DHA al día, menos del 25 por ciento de lo que los investigadores consideran una ingesta adecuada de 200 a 300 miligramos por día.

BDNF y Protección Cerebral

Ahora que ya tiene una idea sobre cómo aumentar el BDNF de forma natural, también vale la pena señalar que el BDNF es importante no solo en la neurogénesis y la neuroplasticidad, sino también en la protección de las neuronas delicadas contra daños por una variedad de insultos, incluido el trauma, la reducción transitoria en suministro de sangre y, quizás lo más importante, toxinas ambientales. De hecho, en estudios de laboratorio, las ratas e incluso los primates con niveles más altos de BDNF son mucho más resistentes a las toxinas que dañan el cerebro que los animales con niveles bajos o normales.

Por lo tanto, activar la producción de BDNF a través de medios naturales y decisiones de estilo de vida proporciona a nuestros cerebros una poderosa protección contra la avalancha ubicua de toxinas mitocondriales, como los pesticidas de uso común, a los que estamos expuestos a diario.

Extractoted con permiso de Potencia tu cerebro: la neurociencia de la iluminación por David Perlmutter y Alberto Villoldo. Está disponible en línea en hayhouse.com.

[ad_2]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here