¿Qué tiene de malo la agricultura industrial?

0
103
<pre data-lazy-src=

La agricultura industrial es un problema cada vez más frecuente dentro de la industria alimentaria que se ha asociado con una serie de problemas diferentes.

Piensa en lo que constituye una dieta saludable. Si te gusta más, una lista de ingredientes puede venir a la mente, incluyendo frutas, verduras, granos integrales y alimentos con proteínas. Pero tan importante como qué alimentos están en su dieta es de dónde provienen estos alimentos.

Aunque la cría intensiva de animales puede reducir los costos y ayudar a aumentar la producción de alimentos, se ha relacionado con varios problemas éticos y ambientales importantes. También se ha relacionado con algunos problemas de salud graves, incluida la resistencia a los antibióticos, el valor nutricional reducido de los alimentos y un mayor riesgo de enfermedad e infección.

Esto es lo que necesita saber sobre la agricultura industrial, incluido lo que significa, los problemas que puede causar y cómo puede controlar exactamente de dónde provienen sus alimentos.

¿Qué es la agricultura industrial?

La agricultura industrial es una práctica común en la industria alimentaria. También conocidas como operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO), estas instalaciones generalmente emplean métodos insostenibles y a menudo inhumanos para maximizar las ganancias y minimizar los costos.

El USDA tiene pautas específicas que se utilizan para definir diferentes tamaños y tipos de granjas industriales. Una gran granja de vacas, por ejemplo, debe tener un umbral de tamaño de al menos 1,000 animales, mientras que un CAFO pequeño debe tener menos de 300. Sin embargo, con la cría de aves y pollos, estos números pueden ser significativamente mayores. De hecho, una gran fábrica de pollos puede tener más de 125,000 animales, mientras que las granjas pequeñas albergan menos de 37,500. También existen regulaciones distintas para las granjas de fábricas de lácteos, granjas de fábricas de cerdos y otros tipos de CAFO (1).

Las granjas industriales dominan la industria ganadera, y el número de CAFO dentro de los Estados Unidos ha seguido creciendo constantemente. Según un análisis publicado por Food & Water Watch, el número de unidades ganaderas en granjas industriales aumentó en un 20{24a9b9b486d2096711ea21ca01b4631901071fa5fd58d63f823db82999a1e303} entre 2002 y 2012. Además, el número de vacas lecheras en granjas industriales también se duplicó, y el tamaño de la granja promedio de fábrica de cerdos aumentado en casi un 70{24a9b9b486d2096711ea21ca01b4631901071fa5fd58d63f823db82999a1e303} (2).

Sin embargo, hay varios problemas con la agricultura industrial. Además de las cuestionables condiciones de la granja industrial, los impactos de la agricultura industrial en la salud, la seguridad alimentaria y el medio ambiente son factores importantes que también deben tenerse en cuenta.

Efectos ambientales de la agricultura industrial

La cría industrial de vacas, pollos, cerdos y otros animales puede tener efectos perjudiciales para el medio ambiente. Por ejemplo, se estima que los animales de granja producen más de un millón de toneladas de estiércol diariamente, que a menudo pueden contener antibióticos no digeridos administrados a los animales para ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad. Debido a la forma en que se almacena el estiércol en muchas de estas granjas masivas, los desechos animales a veces pueden derramarse en cuerpos de agua, causando contaminación y contaminación (3).

El ganado también produce y libera metano durante la digestión, lo que puede aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuir al cambio climático y al calentamiento global (4, 5). Además, la cría en fábricas de vacas, cerdos y pavos requiere un uso significativo de los recursos naturales, incluyendo tierra, agua y cultivos.

Impactos en la salud

Los animales en las granjas industriales reciben antibióticos de forma rutinaria para tratar y prevenir enfermedades, así como para mejorar el crecimiento. Desafortunadamente, el uso de antibióticos en el ganado ha contribuido a la resistencia a los antibióticos, que se ha transformado en una importante crisis de salud pública (6). Ciertos tipos de bacterias peligrosas se han vuelto resistentes a los efectos de los antibióticos, lo que hace que sea más difícil que nunca tratar muchas afecciones comunes (7). Según un informe publicado por los CDC, aproximadamente dos millones de personas en los Estados Unidos contraen una infección resistente a los antibióticos cada año, y al menos 23,000 personas mueren (8).

Debido a las condiciones antihigiénicas que se encuentran en muchas granjas industriales, los animales pueden ser más propensos a propagar la infección. Esto puede conducir a la contaminación y a un mayor riesgo de ciertas enfermedades transmitidas por los alimentos. La enfermedad de las vacas locas, por ejemplo, es una enfermedad viral que se puede transmitir a los humanos que comen carne infectada. Una revisión publicada en la revista. Práctica de enfermería holística señaló que la epidemia de la enfermedad de las vacas locas puede atribuirse a prácticas poco éticas como alimentar estiércol de pollo, sangre de vaca y otros desechos de mataderos a las vacas. Salmonela, otra enfermedad común transmitida por los alimentos, también se ha atribuido parcialmente al confinamiento intensivo de gallinas ponedoras (9).

La mala nutrición es otro problema de salud común asociado con las granjas industriales. Los animales se alimentan con dietas ricas en grasas cargadas con aditivos para mantener los costos bajos y aumentar el crecimiento, lo que puede alterar la calidad y el valor nutricional de los productos. Una revisión encontró que la leche y la carne de vacas alimentadas con pasto eran más bajas en grasa total y más altas en grasas saludables como omega-3 y ácido linoleico conjugado (CLA) que las vacas criadas convencionalmente (10).

Cuestiones éticas de la agricultura industrial

La crueldad animal en la industria alimentaria es otro problema importante que debe abordarse cuando se discuten los CAFO. Los animales están abarrotados y confinados en espacios muy pequeños, a menudo sin acceso a aire fresco o luz solar. Se mantienen en ambientes antihigiénicos, propensos a las enfermedades y se llenan de antibióticos. Debido a las condiciones de vida a las que muchos están sujetos, pueden desarrollar deformidades físicas o comportamientos anormales.

Sin embargo, estos problemas van más allá de la crueldad animal en la industria de la carne. De hecho, los animales utilizados para la producción de huevos o leche están sujetos a las mismas condiciones de vida estresantes, peligrosas y poco saludables. Los intervalos de parto cortos, los sistemas de alojamiento demasiado restrictivos y la producción excesiva de leche, por ejemplo, son preocupaciones comunes dentro de la industria láctea (11).

Además de los problemas con el bienestar de los animales y la crueldad de la agricultura industrial, también hay problemas en términos del tratamiento de los trabajadores dentro de la industria. Los trabajadores a menudo están expuestos a productos químicos nocivos, gases y vapores, que pueden poner en peligro su salud a largo plazo. En particular, los contaminantes como el sulfuro de hidrógeno, el monóxido de carbono y el amoníaco se emiten comúnmente de estas operaciones, lo que puede contribuir a problemas respiratorios y otros problemas de salud graves en los trabajadores (12).

La agricultura corporativa y la «gran agricultura» también pueden contribuir a la pérdida de granjas familiares en los Estados Unidos. Según un informe del USDA, el número de granjas en los EE. UU. Ha disminuido, de aproximadamente 6,8 millones en 1935 a poco más de 2 millones en la actualidad (13).

Formas de detener la agricultura industrial

Hay muchos pasos que puede seguir para terminar con la agricultura industrial, comenzando desde su propia cocina. Aquí hay algunas ideas fáciles sobre cómo involucrarse y tener un impacto en la industria alimentaria.

1. Compre de manera más inteligente

Cambiar su lista de compras es una manera simple de marcar la diferencia y reducir su consumo de carne de granja. Compre carne, lácteos y huevos locales siempre que sea posible para ayudar a los agricultores locales en su comunidad. En el supermercado, busque etiquetas como «cría en libertad» o «criado en pastos», lo que garantiza que los animales tengan acceso al exterior y se críen de manera más humana.

La Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA) también ha publicado una extensa lista de marcas que llevan productos humanos certificados. Algunas de las marcas en la lista incluyen:

  • Aldi
  • Pasturas de roble blanco
  • Ayrshire Farm
  • La Turquía de Koch
  • Mercado Central
  • Tienda de comestibles naturales
  • Camino seguro
  • Kirkland Signature
  • Gallinero del granjero
  • Albertsons
  • Huevos Nacidos Libres
  • Blue Sky Family Farms

2. Prueba lunes sin carne

Disminuir su consumo de carne puede ayudar a reducir su huella ambiental y mejorar su salud. Sin embargo, eso no significa que tenga que volverse vegano para tener un impacto. De hecho, eliminar la carne de tu dieta solo un día por semana puede ser increíblemente beneficioso. Intente elegir un día por semana para que no tenga carne e intercambie una variedad de proteínas de origen vegetal como frijoles, lentejas, tempeh, nueces y semillas en lugar de carne.

3. Reduce el desperdicio de alimentos

Disminuir el desperdicio de alimentos es otro método efectivo para marcar la diferencia. Compre solo lo que necesita, practique el almacenamiento adecuado de alimentos y guarde las sobras para comenzar a recortar el desperdicio de alimentos. También puede ayudar a prevenir el deterioro etiquetando claramente los alimentos con fechas de vencimiento y reduciendo el desorden para que pueda ver claramente lo que tiene en su despensa. El compostaje es otra gran práctica que puede intentar ayudar a reciclar materiales orgánicos en lugar de tirarlos a la basura.

4. Participe

Además de realizar cambios en su plan de comidas y hábitos de compra, también puede participar en su comunidad local para apoyar políticas e iniciativas que promuevan el bienestar animal, la sostenibilidad ambiental, una mejor gestión del ganado y la producción responsable de alimentos. Organizaciones como The Humane Farming Association, United Poultry Concerns y Family Farm Defenders están dedicadas a mejorar la industria alimentaria y apoyar mejores prácticas agrícolas.

NS recomienda

La ganadería intensiva es una práctica común dentro de la industria alimentaria que se ha relacionado con algunos problemas graves. No solo hay muchas preocupaciones sobre la agricultura industrial y el medio ambiente, sino que también hay importantes cuestiones éticas y de salud a tener en cuenta.

Afortunadamente, hay varios pasos que puede seguir para ayudar a realizar cambios dentro de la industria alimentaria. Para comenzar, intente hacer algunos cambios simples a su lista de compras, reduzca su consumo de carne, reduzca el desperdicio de alimentos o participe en su comunidad local

Si está buscando más apoyo y formas de cambiar su dieta y controlar de dónde provienen sus alimentos, consulte nuestros Programas de educación en línea más vendidos. Ofrecemos programas para darle las herramientas que necesita para planificar comidas, aprender a abastecer su cocina, reiniciar su cuerpo con alimentos integrales y más. Haga clic aquí para explorar qué programas son adecuados para usted. O si está listo para comenzar ahora a simplificar la alimentación saludable, entonces tome nuestra serie gratuita de 4 partes, ¡haga clic aquí para unirse!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here